Home Coaching deportivo Aspectos de la atención para mejorar tu eficacia en Artes Marciales y Deportes de Combate (IX)

Aspectos de la atención para mejorar tu eficacia en Artes Marciales y Deportes de Combate (IX)

por José Aguilar Mondéjar

Arousal

Cerramos esta serie de artículos con un concepto muy empleado en psicología que es más importante de lo que creemos a la hora de entrenar: el Arousal o estado de activación, y su implicación en el entrenamiento y la capacidad de aprender.

El término arousal hace referencia al estado de activación general fisiológica y psicológica del organismo, que varía en un continuo que va desde el sueño profundo hasta la máxima excitación. Es un tema de gran importancia en psicología, neurología y fisiología, con grandes aplicaciones en investigaciones sobre rendimiento, motivación, atención, estrés, condiciones ambientales para realización de trabajos, etc.

Vamos a significar un par de aspectos importantes sobre el arousal. El primero es la relación entre la activación y el rendimiento en una tarea, que dio lugar a la Ley de Yerkes-Dodson, en la que se establece que para cada tarea existe un nivel óptimo de activación, en el que se obtiene el mejor desempeño o rendimiento, bajando la eficacia tanto cuando la activación está por debajo de ese nivel óptimo, como cuando supera dicho nivel. Por ello, la relación entre arousal y rendimiento tiene forma de U invertida, frente a la intuición natural que nos llevaría a pensar que cuanto mayor fuese la activación o motivación de una persona, mejor resultado obtendría.

Representación gráfica de la Ley de Yerkes-Dodson

El segundo aspecto a tener en cuenta es que un nivel alto de arousal favorece la selectividad de la información, mientras que un nivel bajo favorece atender a múltiples estímulos. Es decir, en función de lo que demande la realización de una tarea, o la acción que debamos emitir, el nivel óptimo será más alto si requerimos seleccionar información concreta del total de estímulos que recibimos. Por ejemplo, el inicio de una agresión. Y de hecho esa activación alta nos llevará al conocido efecto túnel, reduciendo nuestro foco atencional, lo que para unas cosas es beneficioso, pero para otras puede ser muy peligroso.

Por el contrario, si requerimos atender a muchos estímulos, como un enfrentamiento o situación amenazante donde hay varias personas, opciones de escape, etc., el nivel de activación óptimo sería más bajo, caso de poder controlarlo.

arousal

Hay numerosos estudios sobre el rendimiento deportivo y el nivel de activación, y también cómo influyen estos dos aspectos de la activación que hemos comentado, en situaciones de estrés, como el caso de una situación de agresión o amenaza en la calle. Entender los niveles óptimos para nuestros objetivos de respuesta, y entrenar estas situaciones para ajustar la activación que nos proporciona el rendimiento deseado, es una tarea que no deberíamos dejar a un lado, si deseamos que la eficacia de nuestros alumnos, y la nuestra, sea la máxima posible, como en su día expusimos en nuestro artículo Entrenando “lo supuesto”

Artículos relacionados

Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia. Pulse aceptar si está de acuerdo. Aceptar Leer más...